Salle de presse

01/07/2020

Riposte a la Covid-19 au Sénégal

Désolé, cet article est seulement disponible en Espagnol Européen.

_____

El primer caso positivo de Covid-19 se detectó en Senegal el 2 de marzo de 2020. A partir de ese momento se activa el Centro de Operaciones de Salud de Emergencia de Senegal (COUS) para poner en marcha la respuesta.  El 24 de marzo, el país declara el Estado de Emergencia, con la aplicación de una serie de restricciones, en línea con lo que se ha venido haciendo en otros países de la región. 

 

Para responder a esta crisis y prevenir la propagación del virus, el Gobierno Senegalés, a través del Ministerio de Salud y Acción Social (MSAS) y el Comité Nacional para la Gestión de Epidemias (CNGE), ha elaborado un plan de respuesta sanitaria que se articula en cuatro ejes: aislamiento de casos, fortalecimiento de los medios de prevención y control de la infección en las estructuras de salud y a nivel comunitario, comunicación sobre los riesgos de la infección y coordinación de la respuesta. Este Plan se articula con el Programa de resiliencia económico y social elaborado por el Gobierno de Senegal para hacer frente a la COVID19.

 

En este contexto, las ONGD Acción contra el Hambre (ACH) y Médicos del Mundo (MdM), han procedido a la activación de sendos convenios de emergencia financiados por la AECID para apoyar a las autoridades sanitaria en la respuesta a esta epidemia. Estas intervenciones ponen el acento en la comunicación e información a la población sobre la propagación epidemiológica y sobre las medidas de protección, por una parte, y en el apoyo a las estructuras sanitarias con material, capacitación de personal o asistencia médica.

 

 

MdM trabaja en el departamento de Pikine, en la región de Dakar, área geográfica especialmente estratégica es la respuesta COVID-19, por la elevada cantidad de población y casos positivos que concentra, su vulnerabilidad y la alta movilidad en este departamento, al ser zona de paso entre la capital y el resto del país. 

 

La intervención multipaís de Médicos del Mundo se centra en Senegal en el apoyo al primer nivel de atención sanitaria (centros y puestos de salud), en coordinación con la región médica de Dakar y los distritos sanitarios. La ONGD ha formado a 400 actores clave a nivel comunitario sobre la propagación del COVID19 para que éstos a su vez transmitan estos conocimientos a sus comunidades. Al mismo tiempo se han puesto en marcha campañas de sensibilización de masa, con difusiones por radio en francés y wolof que se emiten en las emisoras locales y que van acompañadas de la distribución de carteles para promocionar los gestos barrera. La intervención incluye el apoyo a los profesionales sanitarios con capacitaciones en atención psicosocial y dotaciones de material de protección y control de infecciones: más de 20.000 insumos entregados a las estructuras sanitarias (máscaras quirúrgicas, batas, gorras, gafas, botas, guantes esterilizados). 

 

El convenio de emergencia de ACH está orientado a dar apoyo a la respuesta COVID19 en la región de Louga, al Noreste de Dakar, que ha sido uno de los principales focos de casos positivos desde el inicio de la crisis.  La ONGD está trabajando en dos niveles. Por una parte, realiza acciones destinadas a la prevención y control de la infección a través de campañas de información, sensibilización, capacitación de personal y dotación de material de protección como máscaras y guantes. En total, más de 40.000 artículos han sido entregados a las autoridades sanitarias.  Por otra parte, la ONGD está habilitando en las estructuras sanitarias de la región dispositivos de lavado de manos, con dotaciones de productos de limpieza y formación de personal en gestión de residuos. 

 

Esta crisis expone de forma especial a los grupos más vulnerables, por su mayor exposición y falta de recursos. Por esto precisamente, las acciones previstas por ambas organizaciones con apoyo de la AECID prestan especial atención a estos aspectos, adaptando los mensajes a cada contexto y necesidad específico y adaptando sus acciones en función de las necesidades de los más vulnerables, como es el caso de las mujeres embarazadas y personas en edad avanzada.